Google+
Botswana

Las Hermanas de la Cruz y Pasion en Botswana

La presencia de las hermanas en Botswana lleva un poco más de tiempo que la Diócesis de Gaborone, que acaba de celebrar sus Bodas de Oro el 8 de octubre de 2016. Pero aun después de estos 64 años, el Espíritu de compasión, el mensaje de esperanza en la Cruz y Pasión, continua llamando e invitando a corazones de buena voluntad, continua invitando pies y manos que sientan y escuchen, continua caminando humildemente y acompañando a aquellos que llevan pesadas cruces en nuestras vidas hoy en día.

Al momento somos tres hermanas en Botswana viviendo en la aldea Metsimotlhabe en el distrito Kweneng y en la zona norte de Garborone, la ciudad capital, en la manzana 8. Vivimos nuestro carisma en la vida diaria dando el don de quienes somos a todos aquellos con quienes nos vamos encontrando; esmerándonos por compartir nuestra Pasión por la Vida con todos. Hace unos años, las hermanas estaban involucradas en varios diferentes e importantes ministerios de la Diócesis: desde el ministerio pastoral, educación y salud, formación religiosa, cuidado domiciliario para pacientes con HIV/Sida, y aun están activas en la diócesis hoy.

La Hermana Ángela Kebakile CP es la administradora del actual proyecto Kamogelo para niños huérfanos y en estado de vulnerabilidad: una iniciativa para niños en edad preescolar y cuidado infantil diario de la Comisión Católica de Tirisanyo, que surge del programa de la Diócesis en 2005 llamado Cuidado en el hogar. Mientras, afortunadamente, el numero de niños huérfanos en los 90 por el HIV/ Sida, se ha reducido. Aun hay muchos hoy que nacen en circunstancias vulnerables, pobres, y desafortunadas, sin acceso a educación en edad temprana, tampoco un ambiente seguro y limpio para el aprendizaje, o una nutrición saludable y adecuada. La hermana Ángela, junto a su confiable equipo en Kamogelo, también con la Hermana Pulane Makepe CP; y otras voluntarias, hacen todo lo posible para que cada niño que cruza la puerta de Kamogelo, tenga un “día escolar especial”, además de impartir el Amor a Cristo a los niños y sus familias. Ángela ha trabajado como catequista muchísimos años, ha sido Ministro de la Eucaristía, y ha apoyado a la juventud por medio del Movimiento Juventud Viva y esta activa en la Conferencia de los Obispos Católicos de Sudáfrica.

La Hermana Botshelo Ntsuwe CP es también activa en la diócesis haciendo de consejera como parte del equipo del taller para el Encuentro Comprometido para la formación matrimonial. Acompaña a muchas parejas en la preparación para este momento tan importante de sus vidas. Caminando con estos hombres y mujeres en búsqueda del plan de Dios para sus vidas, y ayudando a compartir la presencia del amor de Dios en sus vidas, es una experiencia valiosa. Ella ha trabajado en los pastoral por algunos años y tiene experiencia docente en los primeros años en escuelas secundarias públicas, y trabaja muchísimo también con niños y jóvenes.,

La hermana Pulane Makepe CP , recientemente profesada, ya esta apoyando la comunidad en asuntos internos como así también ayudar a la Hermana Ángela en Kamogelo dos veces por semana.

Al momento la hermana Pulane esta ampliamente abocada a promover vocaciones y compartir el carisma de la Cruz y Pasión con jóvenes mujeres y hombres, como así también con asociados y amigos en la Diócesis y alrededores. También trabaja en el ministerio musical de la parroquia del Buen Pastor, y espera crecer en este ministerio para poder usarlo en proyectos de misión en el futuro.

Las Hermanas están particularmente dedicadas a un proyecto comunitario que es también el proyecto de Misión de la congregación en Botswana. Es un importante proyecto de inicio entre los pobres y vulnerables del asentamiento rural de Mam hiko, en las afueras de Metsimotlhabe. Apodado Grano de Esperanza, las hermanas han estado viniendo a acompañar a la gente de Mam hiko desde 2012 cuando la Hermana Ángela fue informada del asentamiento por uno de los clientes de cuidado en el hogar. La gente de Mam hiko habita sin estructuras básicas como ser la electricidad, agua potable, cercanía a transporte regular, y en algunos casos, acceso a casa y comida. Mam hinko había tradicionalmente sido un área de ganadería sustentable, pero con los años, y parcialmente debido a sequias, mucha gente tuvo que batallar mucho. Hoy en día, la mayoría de la gente son padres y abuelos de muchísimos niños que carecen de educación... Muchas veces, debido a la falta de trabajo y pobreza, los niños en esa zona no comienzan a ir a la escuela hasta que tienen la edad suficiente para caminar las largas distancias que los llevan a las aldeas cercanas y a las escuelas primarias .Los problemas sociales están asociados con la pobreza y carencia de una educación adecuada que están en alza, y mucha gente no tiene lo suficiente para alimentarse.

Las hermanas comenzaron con un programa de alimentación semanal los días sábados; la comida se conseguía a través de una recaudación de amigos de las Hermanas pasionistas de ultramar y además por algunos espacios de caridad locales. Como algunos donantes comenzaron a comprometerse con el programa de alimentación, las hermanas han podido alimentar a los niños todos los sábados. Rápidamente la Hermana Ángela pudo coordinar la alimentación de los sábados, y las hermanas Botshelo y Pulane visitaban durante la semana, al principio los miércoles y luego los viernes para así poder estar con la población mas vulnerable que son los niños menores de 6 años de edad.

Cuando los recursos alcanzan, las Hermanas organizan papelerío y tratan de dictar clases informales u organizar juegos recreativos para niños y jóvenes. Cuando familias quieren apoyar a Grano de Esperanza, ellos también colaboran con juegos, juguetes y diversión que son compartidos por todos. Los padres de los niños colaboran también con su tiempo ayudando con la cocina y limpieza. Varios voluntarios que cuentan con una maña de sábado libre, también acuden con ideas para conversar con la juventud, a rezar con los niños y sus padres, pasar tiempo con ellos y alentar a toda la comunidad. Esto les dio esperanza a las Hermanas y así nació el sueño del Grano de Esperanza de Mam´hiko .

Con la ayuda de la Congregación, familiares, amigos y otras partes interesadas, las Hermanas han dado pasos importantes para el reconocimiento del buen trabajo realizado por Grano de Esperanza.

Por favor recen por la comunidad de Mam hiko, por las Hermanas y sus benefactores, para que este pequeño grano de mostaza se convierta en un gran árbol.

Pulane Makepe.CP

Leave a Comment

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close